Posteado por: SanchezdeCastro | 21/02/2011

Bernie siempre gana

Si por algo se ha caracterizado Bernie Ecclestone en sus 81 años de vida es por ser un superviviente. Este inglés achapatarrado, con un curioso parecido con Andy Warhol y podrido (casi literalmente) de dinero, es el único personaje que rodea la Fórmula 1 (su Fórmula 1, no nos engañemos) que ocurra lo que ocurra, siempre sale beneficiado. La cancelación del GP de Bahrein (unilateral por parte del gobierno déspota del pequeño reino árabe) ha sido la última, pero hay más:

– Año 2005. Las Michelin no funcionan (o eso dicen), hay un boicot y la carrera acaba siendo una bacalá con 6 coches, pero Bernie consigue que todas las televisiones se queden conectadas para ver cómo Thiago Monteiro consigue el tercer puesto más surrealista de la historia de la Fórmula 1. Es decir, Bernie trinca.

– Año 2007. Caso flagrante de espionaje industrial entre Ferrari y McLaren, con riesgo de exclusión de un bicampeón, uno de los pilotos con más posibilidades de los últimos decenios (Lewis Hamilton) y dos de las escuderías-pilares de la F1. Audiencias estratosféricas para las carreras, una multa de 100 millones de euros, constante aparición en los medios y el desenlace más improbable para el campeonato. Es decir, Bernie trinca.

– Año 2009. Las tensiones entre los equipos y la FIA se hacen palpables con la amenaza por parte de las escuderías de montar un campeonato aparte. La FIA acaba claudicando, ya que sin el apoyo de los grandes nombres del máximo deporte del automovilismo mundial podían haber perdido más de 2.000 millones (según estimaciones aproximadas) entre anunciantes y aportaciones privadas o públicas (Gobiernos, casualmente, como el de Bahrein). Sin embargo, por el camino pierde a su presidente, Max Mosley, y gran rival/gran amigo de Ecclestone, en función de los tiempos, con la excusa de una orgía sadomasoquista nazi. Es decir, Bernie trinca.

– Año 2011. Las crecientes revueltas en el mundo árabe acaban salpicando Bahrein, el pequeño pero rico reino árabe. Ante la situación y la cercanía del inicio del Mundial, y de unos test previos, Ecclestone se pone en contacto con su amigo Salman bin Hamad Al-Khalifa, príncipe heredero de Bahrein, para ver qué pasa. Los equipos se reúnen en Barcelona, aprovechando los test, pero hacen una de Pilatos: que el portador del anillo, decida que Bernie y la FIA, decidan. No ha dado tiempo. El propio gobierno bahreiní se ha dado cuenta de que no está la cosa para carreras. Eso sí, Bernie se asegura cobrar del seguro por los prejuicios causados, ya que la cancelación (o retraso, es indiferente) provocaría pérdidas para el inglés y en el contrato hay prevista una multa de 40 millones. Es decir, Bernie trinca.

Por eso, cuando leo las palabras de Mr. E, no puedo hacer otra cosa que sonreír y pensar: ¡Pero qué hijo de puta más listo!

Anuncios

Responses

  1. jajaja, trina hasta cuando le roban y transforma su ojo morado en una campaña publicitaria; parece que sólo ha perdido con sus mujeres, o sea, que son las únicas más listas que él; como dijo Dennis, negociar con Bernie Ecclestone es como hacer tratos con el propio diablo, muchos son los que han negociado con él y al finalizar el día notas que te falta algo (¡la cartera!).
    Buen blog; lo linkeo al mío para estar al tanto de tus actualizaciones, así que ahora me tienes a tu rebufo.

  2. donde digo “trina”, hay que leer “trinca” (la “c” que falta seguro que ya se la ha quedado Ecclestone).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: